Publicado en el diario El Mundo el 3 de abril de 2016.

Extracto:

España instaló el 40% de potencia solar mundial en el 2008. Siete años después, nuestra contribución a la tarta global fotovoltaica de 51.000 megavatios se ha quedado en las migajas: apenas un 0.09%. Con 49 megavatios en 2015, hemos pasado de competir con los campeones (Alemania) a codearnos con los colistas europeos.

Pero la anomalía solar no puede durar mucho más. “Nuestro comportamiento neurótico tiene que dejar paso al sentido común”, asegura Eduardo Lorenzo, ingeniero y pionero de la fotovoltaica en España. “Tenemos que dejarnos de cornadas y buscar un punto de encuentro. El ascenso de la energía solar es imparable: la vía natural de crecimiento va a ser el autoconsumo. Y hay que sacar jugo en nuestro país al potencial de la solar vinculada al agua: de los sistemas de bombeo a las plantas desalinizadoras”.

Leer artículo completo

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio y poder realizar un análisis de sus hábitos de navegación. Para más información pinchar AQUÍ.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This